Como regla general, los envases vacíos de productos Fitosanitarios y Biocidas son considerados en la UE como residuos peligrosos y no pueden ser reciclados, lo que va totalmente en contra de la nueva estrategia de Economía Circular que se está promoviendo en el mundo. Lo que hace esta situación aún más complicada para la industria es que los diferentes países de la UE tienen diferentes normas e interpretaciones de la misma Ley de Residuos de la UE.

Son muchas las empresas asturianas que desean crear una economía sostenible. En la búsqueda de aportes en la economía circular, KÆLTIA, como empresa especializada en ecodiseño, plantea generar un proyecto de logística inversa como prueba piloto dentro de los retos seleccionados por UniOvi Innovation Skills, que permita el desarrollo sostenible de la región mediante un sistema de recogida, almacenamiento y desinfección de botellas de vidrio de varios usos (reutilizables), retornándolas varias veces al sector y manteniendo las propiedades intrínsecas del material lo mejor posible, sin afectar su funcionalidad ni la seguridad de los agentes comerciales ni de los consumidores.