Como regla general, los envases vacíos de productos Fitosanitarios y Biocidas son considerados en la UE como residuos peligrosos y no pueden ser reciclados, lo que va totalmente en contra de la nueva estrategia de Economía Circular que se está promoviendo en el mundo. Lo que hace esta situación aún más complicada para la industria es que los diferentes países de la UE tienen diferentes normas e interpretaciones de la misma Ley de Residuos de la UE.